1.13.2012

¿Vos quién sos?

La presión es más difícil de resistir, luchar contra ella y replerla cuando no recurre a una coerción descarada y no amenaza violentamente. La orden "debes hacer esto (o no debes hacer esto)" provoca resentimiento y cultiva la rebelión. Por otro lado, la sugerencia de "lo quieres, te lo mereces, te lo debes a ti mismo, puedes conseguirlo, inténtalo" alienta a un amour de soi desdeoso sin descanso de cumlido. Alimenta una autoestima perpetuamente hambrienta y alienta la exploración de lo inexplorado.

En nuestra sociedad de consumidores, la necesidad de replicar el estilo de vida recomendado en el momento por los últimos ofrecimientos del mercado y elogiados por portavoces pagados o voluntarios - y, pues, también por implicación, la compulsión de revisar perpetuamente la propia identidad y la imagen pública- ha dejado de asociarse a la coerción (una coerción externa y, por esta razón, especialmente ofensiva y enojosa).

Al contrario, tienden a percibirse como manifestaciones de libertad personal (halagadora y gratificante). Sólo si una persona intenta desentenderse y retirarse de la búsqueda de una identidad elusiva y siemrpe inacabada, o si se le hace el vacío y se le aleja de la caza o se le niega la admisión a priori, se dará cuenta de cuán limitada es esta libertad, qué poderosas son las fuerzas que poseen y estionan el circuito, vigilan las entradas y empujan a los corredores a correr; y sólo entonces esta persona descubrirá qué severo es el castigo impuesto a los desventurados insubornidados. Que es así sólo lo saben bien las personas que no disponen de cuenta bancaria o tarjeta de crédito y no pueden permitirse pagar el precio de la entrada. Muchos otros todavía pueden notar el espectro de todos estos horrores por las oscuras premoniciones que los asaltan por la noche después de unos días de mucho movimiento de compras y ventas, o más tangiblemente todavía, por las alertas rojas que se producen cuando la cuenta bancaria cae en números rojos o el crédito disponible está bajo cero.

No hay comentarios: