6.16.2013

A quién condenaría al infierno

Supongamos que yo pudiera convertirme en Dios. ¿Qué haría yo? ¿A quién condenaría? ¿Al que hizo mal porqeu su ley era hacer mal? No. ¿A quién condenaría, entonces? A quien habiendo podido convertirse en un Dios para un ser humano, se negó a ser Dios. A ése le diría yo: ¿Cómo? ¿Pudiste en loqucer de felicidad a un alma y te negaste? Al infierno, hijo de puta.

(De Los Lanzallamas - personaje: Haffner, el Rufián Melancólico)

No hay comentarios: