4.07.2008

sobre el Dadaismo

Incluso hoy en día muchos consideran el dadaísmo como un monstruo nihilista con una intención puramente destructiva. Esto es simplificar demasiado las cosas. El cataclismo europeo de la Primera Guerra Mundial hizo imposible que los artistas, que se sentían comprometidos y responsables, huyeran hacia la filosofía, porque la guerra hizo que todas las grandes palabras y las frases resonantes parecieran sospechosas. La única reacción posible debía ser radical. El dadaísmo, incluso en su negación, fue un retoño del pensamiento burgués occidental. El movimiento no tenía nada que ver con el bolchevismo, a pesar de ciertas corrientes paralelas efímeras y pronto suprimidas en la Europa oriental y en la Rusia Soviética inmediatamente posterior a la Revolución de Octubre. En cuanto al nihilismo, la mayoría de los dadaístas no lo propagaron, sino que sólo registraron su existencia.(...)La revuelta dadaísta fue una expresión de aversión, inquietud y desesperación ante un mundo en que «todo va bien, pero la gente ya no», como dijo el escritor Hugo Ball. Ball fue uno de los padres espirituales de la rama de Zúrich del movimiento y, significativamente, más tarde se convirtió al catolicismo. Las matanzas masivas de la guerra mecanizada habían superado todo lo que hubiera podido imaginar el pesimismo de la época precedente. El dadaísmo sacó sus conclusiones respecto a la locura de una fe incuestionable en el progreso, y procedió a celebrar el triunfo de lo absurdo. Era más que el estrépito y las locuras en que se manifestaba a veces. El dadaísmo era una revuelta de la vitalidad contra la fosilización, de la libertad contra la doctrina, de lo irracional contra la «razón» de los políticos y los especuladores de la guerra, un intento desesperado de sobrevivir a la capacidad de destrucción por medio de la destrucción misma. Como dijo Max Ernst, en su período de actividad como «Minimax-Dadamax» en Colonia, el dadaísmo fue una reacción pacifista al «el desorden de esta guerra idiota». Fue un ataque frontal contra «la civilización que la produjo», incluyendo el lenguaje y la imaginería visual de esa civilización, incluyendo sus «valores eternos», incluyendo a la Venus de Milo y a la Mona Lisa, a quien Duchamp embelleció con un bigote. Posterioremente, el dadaísmo hizo algunos intentos de reconstrucción que fueron vistos con escepticismo por Ernst, porque, como dijo, no puedes «pegar los trozos de una granada que explota».

1 comentario:

.fourmi noire. dijo...

el cubo y la madre en una cierta comarca de Italia, un caballo de madera, la nodriza, la doble afirmación en ruso y en rumano, un arte para niños, el retorno a un primitivismo seco y estrepitoso, estrepitoso y monótono.

desde mi primera aproximación al dadaísmo con la repetición interminable de tzara, lo único que se sobre dadá es que no es particularmente nada. por eso enlisté un par de pseudosignificados que se presentan en su manifiesto.

salút.